Como ya adelantamos en nuestra anterior entrada sobre los sillines de la marca española Essax, el modelo Shark es el sillín biomecánico más avanzado que podemos encontrar en el mercado.

sillin essax shark

El sillín es uno de los tres puntos de apoyo que tiene el ciclista sobre la bicicleta, por lo que una correcta posición sobre él es básica para nuestro rendimiento y también para evitar posibles molestias físicas. Y es que, por muchos avances que se han producido en los últimos años al respecto (nuevos materiales de sillines, nuevas formas, etc), ninguno ha sido capaz de solucionar estos problemas ya que, en algunas ocasiones, el origen de nuestros problemas no es el sillín en sí, si no el ciclista. Por ejemplo, puede que la técnica de pedaleo no sea la correcta o tenga una rotación en la cadera.

En su empeño por solucionar este tipo de problemáticas surge el sillín Shark, el primer sillín con aleta, lo que le hace totalmente distinto de cualquier sillín hasta ahora comercializado.

¿Para qué sirve la aleta?

La aleta nos facilita el correcto posicionamiento en el sillin, indicándonos dónde debemos apoyar nuestros isquiones. Aunque a primera vista su diseño agresivo puede dar la impresión de ser incómodo, cuando el ciclista está colocado en una posición correcta no notará la aleta, que si percibirá cuando no esté apoyado debidamente, lo que le servirá de guía para volver a la posición debida.

essax shark2

Essax nos da la oportunidad de elegir sobre varios componentes del sillín:

  • Raíl: podemos elegir el material del raíl de nuestro sillín, teniendo como posibilidades el titanio, el acero y el cromoly.
  • Ancho del sillín: podemos seleccionar el ancho de nuestro sillín entre dos tamaños: 130 mm y 140 mm (la anchura del Shark se determina en relación a la anchura isquiática o la de la espina iliaca anterosuperior).
  • Tamaño de la aleta: también nos dan la posibilidad de seleccionar cuán grande deseamos la aleta de nuestro sillín, entre los tamaños 30×85 mm, 35×105 mm y 40×115 mm.
  • Color: disponible en color blanco o negro.

El resultado final es un sillín que aporta mucha estabilidad pélvica, lo que se traduce en una pedalada más eficiente.

Es recomendable que el Shark sea colocado por una persona formada en biomecánica, por lo que, si estás interesado, puedes consultar a nuestro especialista para que te aconseje al respecto (biomecanica@biciados.net).

Si estás interesado, puedes conseguirlo aquí.